jueves, 22 de noviembre de 2007

Una historia digna del guardían de la cripta


¡Hola a todos!

Aún recuerdo aquellos días pasados cuando utilizaba mi HP Pavilion 8745. Lo cierto es que, a pesar de no haberme dado muy buenos resultados a largo plazo, fue uno de los ordenadores que más ilusión me hizo gracias a mis padres. La forma en la que me lo regalaron fue fenomenal... Pero eso no viene al caso.

En realidad lo que quería explicaros en este post son las virguerías a las que nos podemos ver obligados los informáticos en ciertas ocasiones.

Para que os podáis poner en situación, yo en aquella época, cansado (como es lógico) del "maravilloso" windows Me, opté por utilizar un sistema Windows 2000 Professional. A pesar de que sin el service pack 2 en adelante, daba algunos problemas al ejecutar ciertas aplicaciones, resultó ser un sistema operativo bastante estable y en cierta medida seguro (aunque no es más difícil de reventar que utilizar un disquete de arranque que resetee el archivo SAM para poder entrar como Administrador sin necesidad de contraseña); pero eso no viene al caso ;) . La cuestión es que pasado un tiempo empecé a vivir día a día una relentización progresiva de mi ordenador. Al principio simplemente eran cosas sutiles como la velocidad de arranque o el inicio de ciertas aplicaciones, pero la cosa empezó a ponerse alarmante cuando utilizando Software como 3D Studio Max R3 se producían errores de volcado de pila (¡Que cara se le pone a uno!). Pronto empezaron a reiterarse los pantallazos azules y finalmente, y esto es bastante inédito, los pantallazos blancos. Vamos... Errores tan chungos que no tenían ni descripción; simplemente su representación hexadecimal de la memoria. Dada la situación catastrófica decidí restaurar el sistema con un CD Safe que me había preparado para tener el windows 2000 Pro con todo instalado limpito limpito. La cuestión es que funcionó pero la alegría solo me duró unas semanas.

Pasados casi dos meses la situación era insoportable; volvieron los pantallazos azules y blancos y finalmente decidí recuperar de nuevo mi copia limpita del sistema pero... ¡SORPRESA! ¡Os podéis creer que el CD de restauración me decía que faltaban archivos! Decidí abrir la torre y mirar el lector de CD-ROM afín de cerciorarme de que no tuviera suciedad en su interior y volví a iniciar la restauración. Esta vez llegó más lejos pero volvió a producirse un error; pero como esta vez no tenía cerrada la torre me dí cuenta de que todo empezaba a joderse en el momento que el ventilador de la CPU se ponía más cañero... Así que me dije: "¡Será cabrón! Es porque se recalienta."

Os resumiré la historia porque sinó esto parecerán más unas crónicas; la cuestión es que para poder restaurar el sistema tuve que coger la tapa de la torre y ventilar a mano sin pausa su interior durante 2 HORAS hasta que conseguí instalar el sistema operativo y posteriormente substituir con más tiempo el ventilador (me urgía el PC por motivos de estudios).

Lo cierto es que dicho así suena cutre cutre, pero realmente tengo que decir que me hizo sudar el muy... Menuda sesión de gim. me dí ese día. Aunque conozco a gente más ingeniosa que ha tenido el mismo problema. Un amigo optó por meter una bolsa de guisantes congelados dentro de la torre. Algo así se merece un premio Nobel al ingenio.

Así pues, después de relataros estas peripecias de overclocking casero me despido hasta la próxima cita.

Con mucho cariño,

¡Un abrazo!

4 comentarios:

  1. No tienes nada que agradecer, porque me deleito leyendo cada uno de tus textos; lastima que no pueda opinar dando algunas ideitas ya que estoy muy perdida en aquello, aunque es entendible porque lo haces entendible :)Suerte!!! y sigo admirandote, tanta pasion por lo que te gusta hacer

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te gusten y ¡Por supuesto que puedes opinar dando tus ideas!

    Tan sólo tienes que hacérmelas saber y yo las publicaré en el blog.

    Debemos tener presente que en este mundo toda aportación es importante aunque parezca en un principio contraría a lo que pensamos. No existiría el blanco si no existiera un negro, ¿No os parece?

    Además hacer caso de los comentarios de la gente y de sus aportaciones nos hace crecer y aprender más.

    "Un granito de arroz puede desestabilizar una balanza"

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Que linda aportacion :)

    ResponderEliminar